CABORCA:
267
post-template-default,single,single-post,postid-267,single-format-standard,bridge-core-2.3.6,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-22.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

CABORCA:

“Caborca, es una ciudad mexicana situada en el noroeste del estado de Sonora, fundada en diciembre de 1693 por el misionero jesuita Eusebio Francisco Kino. Su nombre original es “Cabota”, que significa corita boca abajo. La corita es una especie de canasta con forma de olla, la cual es tejida con ramas encontradas en el desierto de la región”.

Independientemente de su importante legado histórico, existe una leyenda relacionada con dicha ciudad, que los hermanos mexicanos citan cuando algo se puede salir de control, la cual dice: ¡NO VAYA A PASAR LO QUE EN CABORCA! “Resulta que en época de la revolución se reunieron en Caborca, tropas del general Francisco Villa con personas importantes de la región ya que ellos iban a financiar en parte la invasión de Villa a Columbus, total que decidieron dar una fiesta para festejar el trato, y ya en punto ebrio, comenzaron a haber pequeños incidentes, entre los revolucionarios y los ricos de la ciudad, lo que acabó en una matanza de hombres y niños, de ahí que se dice que no vaya la fiesta en terminar en desgracia tal y como paso en Caborca”.

Traigo a colación lo anterior porque actualmente en Guatemala están sucediendo al unísono, diversos hechos extremadamente peligrosos: tales como: Crisis económica sin precedentes, desempleo rampante, lucha de poder entre diversos sectores del Estado, corrupción en prácticamente todas las instituciones públicas, perdida total de credibilidad en los “líderes” nacionales, violencia y delincuencia desenfrenada, deportaciones masivas y, como si no fuera suficiente, una pandemia que tiene la red hospitalaria totalmente colapsada, al extremo que la gente prefiere morir en su casas. En otras palabras, un coctel muy explosivo.

La historia enseña que los pueblos tienen un límite y, por muy alienados y sometidos que puedan estar, finalmente la gota rebalsa el vaso y la gente se empodera para tomar justicia por mano propia, pagando justos por pecadores.

Bien harían nuestros gobernantes y élites del país en hacer una pausa en el camino y frenar la competencia de quién se hace rico más rápido, no vaya a pasar lo que en Caborca…

Citas de internet: Wilkipedia y Espacio de Heüzthorijio.

Compartir:
No hay Comentarios

Deja un Comentario