ANACICLOSIS:
265
post-template-default,single,single-post,postid-265,single-format-standard,bridge-core-2.3.6,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-22.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

ANACICLOSIS:

El famoso historiador griego Polibio, quien estudio los acontecimientos políticos y militares de su época, conceptualizó la anaciclosis como la sucesión cíclica de regímenes, la cual se basa en la idea de que todo régimen político tiende a degenerarse. Así, identificó seis etapas que se suceden cada vez que entra en crisis:
1. Monarquía
2. Tiranía
3. Aristocracia
4. Oligarquía
5. Democracia y,
6. Oclocracia

Cuando la última fracasa, da lugar nuevamente a una monarquía y así comienza otra vez el ciclo.

La interpretación es que ningún régimen es permanente y que sus propias limitaciones y excesos, dan lugar a que los diferentes sectores sociales hastiados de las malas actitudes y decisiones de sus gobernantes, buscan renovar la conducción del Estado, ya sea por medios pacíficos o violentos.

La historia enseña que, en la mayoría de países de Latino América, específicamente en Guatemala, la democracia no nació tan saludable como la mayoría esperaba (1986). En efecto, desde sus primeros pasos, se pudieron percibir dificultades censo motoras, que le impidieron caminar correctamente; tales como: Corrupción, demagogia, incapacidad, abuso de poder, inmoralidad pero, especialmente falta de patriotismo de sus líderes. Lamentablemente, la mayoría llegaron al poder para muchas cosas, menos para gobernar en favor del pueblo que candidamente los eligió.

Por lo anterior, cobra mucha actualidad el pensamiento de Polibio, en el sentido que quizás ha llegado el momento de considerar seriamente si nuestro fallido sistema político todavía puede ser corregido o quizás es muy tarde por su nivel de degeneración y, el único remedio es iniciar uno nuevo. Los jóvenes tienen la palabra.

Compartir:
No hay Comentarios

Deja un Comentario