EL DEPORTE Y SU CONTRIBUCIÓN A LA PAZ:
565
post-template-default,single,single-post,postid-565,single-format-standard,bridge-core-2.3.6,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-22.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

EL DEPORTE Y SU CONTRIBUCIÓN A LA PAZ:

En la región Centroamericana el denominado “ciclo olímpico” inicia con los Juegos Deportivos Centroamericanos, los cuales se organizan cada cuatrienio (el año  anterior a los Juegos Centroamericanos y del Caribe).  Posteriormente tienen lugar los Juegos Panamericanos y finalmente los Juegos Olímpicos.  Participan 7 países:  Belice, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá.

Como antecedente de dichos Juegos, en mi libro “Política y Deporte” (2003: 32-33), cito el interesante relato de don J. Antonio Guzmán, quien refiere que en el año 1921 (primer centenario de la independencia patria), se produjo el siguiente acontecimiento:  “Arturo Aguirre Matheu expone:  Que ha dado a conocer en París el desarrollo deportivo de nuestra patria y que se le ha comisionado para proponer y estudiar la organización de una Olimpiada Centroamericana.  Explica que, no siendo posible emplear la palabra ‘Olimpiada’ por ser ésta del dominio de los eventos atléticos mundiales que se celebran cada cuatro años, llamará a éstas competencias ´Juegos Deportivos Centroamericanos´, estimando que podrán celebrarse los primeros como uno de los actos más significativos durante los festejos del centenario y que deberán seguir celebrándose cada dos años en las diferentes capitales de los países centroamericanos…”

Concluye su relato de la siguiente forma:   “… El 5 de septiembre se hace la programación definitiva de los juegos con la presencia de los delegados de Guatemala, El Salvador, Honduras y Costa Rica.  Los eventos se desarrollaron del 11 al 18 de septiembre”.  En la Historia General de Guatemala, se complementa la información:  “Los Juegos Deportivos Centroamericanos debieron haberse efectuado de nuevo en El Salvador, en 1923, pero no se realizaron ese año ni en lo sucesivo, entre otras razones porque en diciembre de 1921 fue derrocado el gobierno de Carlos Herrera y el nuevo presidente guatemalteco, José María Orellana, que se retiró del pacto de la federación, no los apoyó…”

El pasado domingo 4 del mes y año en curso, el Ex Presidente de la República y ex Ministro de Educación, Licenciado Alejandro Maldonado Aguirre, protagonista de lo sucedido, publicó en el diario “elPeriódico”, un artículo en el cual hace referencia a la forma cómo a principios de los años ’70 se volvieron a organizar los Juegos Deportivos Centroamericanos:   “Estos juegos, creados por iniciativa del Comité Olímpico y del ministro de Educación de Guatemala, obtuvieron el nada fácil reconocimiento del COI, con sede en Ginebra, gracias a la gestión y gastos de bolsillo de Ingrid Keller, conocida y medallista de esa Sancta Sanctorum que presidía Lord Michael Morris Killanin”.

Cabe mencionar que en el año 1969 se produjo un corto pero, lamentable enfrentamiento armado entre Hondureños y Salvadoreños, el cual afortunadamente duró tan solo 4 días.  Supuestamente todo se originó en los partidos de la eliminatoria mundialista entre ambas selecciones nacionales.  En su artículo Maldonado Aguirre se refiere a éste hecho:   “La llamada guerra del fútbol hirió los vínculos de la decantada fraternidad centroamericana.  Será cuestión de historiógrafos determinar los factores psicológicos que empujaron esa torpeza, pero no debe descartarse de ella la responsabilidad de los conductores mediáticos que, irresponsables, provocaron, como ocurre con los niños pendencieros, a sus gobiernos pétreos a responder con torpeza los supuestos desafíos a su “deber sagrado”.  Si bien el derecho es superior a la paz, no por eso se justifica dispara el primer tiro para calmar el patriotismo artificial.  Al fin de cuentas no son los ministros los que mueren en el campo de batalla.  Lo cierto es que la secuela de rencor y coraje que quedó entre ambos pueblos parecía irreversible”.

Es importante ubicarnos en dicho contexto histórico pues, a menos de 5 años de la citada guerra, resulta relevante destacar el impacto unificador y pacificador que para nuestros países tuvieron los I Juegos Deportivos Centroamericanos, realizados en 1973, en la ciudad de Guatemala.  Tampoco podemos soslayar el hecho que, para entonces, nuestra región con excepción de Costa Rica, estaba gobernada por dictaduras militares; por lo tanto, ya se vivían los efectos de la guerra fría y el conflicto social se agudizaba, dando lugar al surgimiento de movimientos guerrilleros en Guatemala, El salvador y Nicaragua.

Finaliza el Ex Presidente su relato, con la siguiente anécdota:  “Esa semana estuvo llena de emociones propias de las competencias deportivas, hasta llegar a la tarde de la clausura:  desfile, bandas, despliegue de banderas, himnos, luz que se apaga lentamente en el estadio para destacar el rótulo iluminado con el nombre de la próxima sede, antorcha olímpica que va extinguiéndose, luego espontáneo desborde de todas las delegaciones que se confunden en una masa que corre desordenada por las pistas.  Salvadoreños y Hondureños se apartan del abigarrado grupo, se dirigen al centro de la gramilla, se tantean y miran de frente y, de pronto, se funden en un abrazo remojado por lágrimas y besos.  ¡Increíble!, aquel estúpido conflicto, que principió por un partido de fútbol, quedaba cancelado en otro evento deportivo, por sus pueblos, no por sus azuzadores de profesión”.

Cuatro años después (1977), la sede los II Juegos Deportivos Centroamericanos fue San Salvador, desafortunadamente, la tercera edición que tendría lugar en 1981 tuvo que ser suspendida por los conflictos bélicos en Centroamérica.  No obstante lo anterior y lo difícil de la situación en el istmo, el deporte vuelve a ganar y, en 1986 se organizan nuevamente en Guatemala los III Juegos Deportivos Centroamericanos, bajo el sugestivo eslogan “Los Juegos de la Paz”.   ¿Alguien puede dudar de la contribución del deporte a la paz?.

Compartir:
2 Comments
  • Jose Antonio Lopez-Chirino
    Posted at 15:47h, 19 octubre Responder

    El deporte como aliado para la paz es una poderosa herramienta de construcción de paz y de resolución de conflictos. La paz es siempre, siempre más, es la gran utopía que nos interpela de raíz y nos seduce. Hagámonos receptivos a ella, dejemos que nos venga a buscar seguida del deporte. Los países necesitan programas holísticos que incluyan al deporte como medio de desarrollo y paz, que sean integrales y que trasciendan a mediano y largo plazos.

    Copio fiel y exacto de su original. Abro comillas (“)

    Finaliza el Ex-Presidente su relato, con la siguiente anécdota: “Esa semana estuvo llena de emociones propias de las competencias deportivas, hasta llegar a la tarde de la clausura: desfile, bandas, despliegue de banderas, himnos, luz que se apaga lentamente en el estadio para destacar el rótulo iluminado con el nombre de la próxima sede, antorcha olímpica que va extinguiéndose, luego espontáneo desborde de todas las delegaciones que se confunden en una masa que corre desordenada por las pistas. Salvadoreños y Hondureños se apartan del abigarrado grupo, se dirigen al centro de la gramilla, se tantean y miran de frente y, de pronto, se funden en un abrazo remojado por lágrimas y besos. ¡Increíble!, aquel estúpido conflicto, que principió por un partido de fútbol, quedaba cancelado en otro evento deportivo, por sus pueblos, no por sus azuzadores de profesión”. Fin de la cita Cierro comillas (“)

    Hoy el deporte es reconocido como un derecho humano internacional y nacionalmente, pero todavía le falta más apoyo, especialmente en nuestros países. Es visto como un producto del desarrollo, no como un motor de este y de la paz.

    A través del deporte quedo demostrando que fue una vía para la integración y la paz entre los salvadoreños y hondureños

  • deportivas baratas
    Posted at 16:53h, 06 diciembre Responder

    Enhorabuena por tu blog admin, gracias por no usar tantos tecnicismos, me gustó mucho
    este post y te seguiré visitando, gracias 😉

Deja un Comentario