ACOSO Y ABUSO EN EL DEPORTE:
576
post-template-default,single,single-post,postid-576,single-format-standard,bridge-core-2.3.6,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-22.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

ACOSO Y ABUSO EN EL DEPORTE:

Cuando escuchamos hablar sobre deporte, inmediatamente lo asociamos a cosas buenas; tales como:  Salud, compañerismo, disciplina, voluntad, valores y muchas otras virtudes del ser humano.  Desafortunadamente, en algunas ocasiones, también han sido noticia casos vinculados a actitudes y comportamientos dignos de seres perversos, enfermos o depravados que han encontrado en la actividad deportiva un medio para saciar sus más bajos instintos, generalmente abusando de los más débiles.

Aunque en un principio, ya sea por miedo o temor al juicio familiar y/o social las víctimas prefirieron callar, desde hace algunos años, han salido a luz muchos testimonios que conmovieron a la opinión pública pero, que sirvieron para crear precedentes y procesar penalmente a los responsables por acción u omisión.  Quizás el caso más paradigmático está expuesto en el documental “Atleta A” que relata lo sucedido en la selección nacional de gimnasia artística de USA, en la cual se narra la historia de la atleta Maggie Nichols, quien junto a otras compañeras, ponen al descubierto los abusos recibidos, nada menos, que  por el médico del equipo Larry Nassar.

Por lo anterior, la Asociación de Confederaciones Deportivas Panamericanas (ACODEPA), entidad que me honro en presidir, publicó recientemente un excelente documento de la “Comisión de Prevención y Abuso en el Deporte”, elaborado por la presidenta de dicha comisión, Doctora Cecilia Farías y el Señor Fernando Ucha.  En  dicho escrito se establece que “La  ACODEPA condena energéticamente el acoso y el abuso en todas sus formas en cualquier momento y se compromete a prevenir esta conducta actuando diligentemente para evitar que ocurran situaciones inapropiadas”.

Es muy importante que las definiciones de acoso y abuso en todas sus formas sean conocidas por todos los participantes del deporte, particularmente por los atletas. Esto ayudará a identificar si las situaciones no deseadas que puedan ocurrir se encuentran dentro de este marco y si deben ser reportadas a fin de prevenir un daño mayor.  En el documento citado se establecen las principales definiciones:

“Atletas con discapacidad: Aquellos que tienen deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales a largo plazo que, en interacción con ciertas barreras, pueden obstaculizar su participación plena y efectiva en la sociedad en igualdad de condiciones con los demás.

Bullying: Bullying (o cyberbullying si es online) es un comportamiento agresivo no deseado, repetido e intencional, generalmente entre pares, y puede implicar un desequilibrio de poder real o percibido. El bullying puede incluir acciones como hacer amenazas, difundir rumores o falsedades, atacar a alguien física o verbalmente y deliberadamente excluyendo a alguien.

Niño y adolescente: Todo ser humano menor a 18 años de edad, salvo que, de acuerdo a la ley aplicable al niño, la mayoría se alcance antes. La primera infancia se refiere a aquellos menores de 8 años de edad. Juveniles o jóvenes y adolescentes son aquellos que se encuentran entre 10 y 19 años de edad. Novatadas: Una forma organizada de acoso en el deporte, generalmente realizada en grupo, que implica la degradación y la iniciación peligrosa de nuevos miembros del equipo por parte de miembros veteranos del mismo.

Homofobia: Antipatía, desprecio, prejuicio, aversión u odio hacia las personas lesbianas, gays o bisexuales/ comunidad LGBTI. Ignorar deliberadamente: El fracaso de los padres o encargados para satisfacer las necesidades físicas y emocionales de un niño o la falta de protección de un niño de la exposición al peligro. Esta definición se aplica igualmente a entrenadores y grupos de atletas.

Negligencia: Actos de omisión con respecto a la seguridad de los atletas. Por ejemplo, privar a un atleta de alimentos/o bebidas; descanso y recuperación insuficientes; no proporcionar un entorno de entrenamiento físico seguro; o métodos de entrenamiento inapropiados para la edad de desarrollo o físico.

Abuso Físico: Traumatismo no accidental o lesiones físicas causadas por puñetazos, palizas, patadas, mordeduras, quemaduras o daños a un atleta. Esto podría incluir actividad física forzada u obligatoria (es decir: cargas de entrenamiento inapropiadas por edad o físicamente inapropiadas; cuando están lesionadas o con dolor); consumo forzado de alcohol; o prácticas sistemáticas de dopaje.

Abuso Psicológico: Un patrón de comportamientos deliberados, prolongados y repetidos sin contacto dentro de una relación diferenciada de poder. Esta forma de abuso es el corazón de todas las demás formas. Algunas definiciones se refieren al abuso emocional o psicológico indistintamente. En este documento, nos referimos al abuso psicológico en reconocimiento de que la psiquis consiste en algo más que emociones. También consiste en cogniciones, valores y creencias sobre uno mismo y el mundo. Los comportamientos que constituyen el abuso psicológico apuntan a la vida interior de una persona en toda su extensión.

Deporte Seguro: Un ambiente deportivo respetuoso, equitativo y libre de toda forma de violencia no accidental para los atletas.

Abuso Sexual: Cualquier conducta de naturaleza sexual, con o sin contacto, superficial o penetrante, sin consentimiento, sea coaccionado/manipulado o que no se pueda dar.

Acoso Sexual: Cualquier conducta no deseada e inoportuno de naturaleza sexual, ya sea verbal, no verbal o física. El acoso y el abuso pueden basarse en cualquier motivo, incluyendo raza, religión, color, credo, origen étnico, atributos físicos, género, orientación sexual, edad, discapacidad, situación socioeconómica y capacidad atlética. Puede incluir un incidente único o una serie de incidentes. Puede ser en persona u online. El acoso puede ser deliberado, no solicitado o coercitivo. El acoso y el abuso a menudo son resultado de un abuso de autoridad, es decir, el uso indebido de una posición de influencia, poder o autoridad por parte de una persona contra otra persona. Todos los participantes son susceptibles a ser blanco de cualquier forma de acoso y abuso”.

La intención de la ACODEPA es que todas las Confederaciones Deportivas Panamericanas afiliadas, compartan esta política con sus respectivas Federaciones Deportivas Nacionales, a efecto que, con base a este marco de referencia, puedan elaborar sus propios reglamentos que les permita sancionar pero, especialmente, prevenir cualquier tipo de acoso y abuso en el deporte.

Todos los que participamos en el deporte, debemos formar parte de esta cruzada para que nunca más se den este tipo de situaciones que arruinan y destruyen la carrera deportiva y vida de tantos seres humanos, para quienes la práctica del deporte dejó de ser el sueño anhelado para constituirse en una amarga pesadilla.

Las personas o instituciones interesadas en conocer dicho documento, pueden acceder a través del siguiente link:   https://acodepa.org/comisiones/violencia_y_acoso

Compartir:
2 Comments
  • Silvia Hernández
    Posted at 19:41h, 15 octubre Responder

    Excelente información y muy buen artículo

  • Jose Antonio Lopez-Chirino
    Posted at 12:19h, 19 octubre Responder

    El acoso y el abuso en el deporte afectan el rendimiento de los atletas por lo tanto es necesario generar cambios de orden organizativo, renovar estructuras si es necesario inter-institucionales, culturales, visibilizar mas los derechos humanos, aprendizajes, comunicar los alcances y logros sobre la situación en comento e Idear instrumentos de prevención. A título de ejemplo involucrados con el doping, la disposición de los atletas a hacer trampas, minar la confianza de los atletas que depositan en los dirigentes deportivos y generar consecuencias desfavorables a quienes son víctimas de los abusos sexuales, enfermedades psicosomáticas, trastornos alimenticios, ansiedad, depresión, abuso de sustancias nocivas a la salud, auto-lesiones y suicidio. Estoy en pleno convencimiento que los cambios sociales del siglo XXI deben provenir del deporte y desde ámbito impulsado por las Federaciones Internacionales Deportivas hacia las Federaciones Nacionales Deportivas. La prioridad es proteger a los atletas. Una colectividad deportiva sin atletas no es una comunidad deportiva. Lo más importante para una federación internacional, nacional no son los privilegios o los patrocinios; son los intereses de los atletas en primer lugar. Bienvenido ACODESPA a sus sus recomendaciones compartir con esta política corporativa y sugerir a las Federaciones Deportivas Nacionales, crear, efectuar sus propios reglamentos y políticas que les permita prevenir el acoso y el abuso en el deporte.

Deja un Comentario