A UN AÑO DE SU PARTIDA:
701
post-template-default,single,single-post,postid-701,single-format-standard,bridge-core-2.3.6,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-22.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

A UN AÑO DE SU PARTIDA:

“Hombres ilustres tienen por tumba la tierra entera”.   Tucídides

El  día 7 de diciembre se conmemoró el 75o aniversario de la AUTONOMÍA DEL DEPORTE FEDERADO en Guatemala, fecha propicia para recordar a quienes se les debe tan importante conquista social, porque fueron ellos – en su respectiva época- los principales protagonistas históricos. El primero fue Manuel María Ávila Ayala, quien en el año 1,945, en su calidad de Sub Secretario (Viceministro) de Educación, durante la Presidencia del Dr. Juan José Arévalo Bermejo, apoyó la petición de un distinguido grupo de dirigentes y, a nombre del Gobierno de la República, decretó la Autonomía del Deporte, gracias a lo cual fue creada la Confederación Deportiva Autónoma de Guatemala.

El segundo fue Mario Rolando Castro de León, quien en el año 1,984, luego de 30 años de gobiernos militares y 3 intervenciones, aprovechó el proceso de retorno a la vida democrática, cuando se instaló la Asamblea Nacional Constituyente y se constituyó en el ideólogo y principal impulsor de los Artículos 91 y 92 de la Constitución Política de la República, producto de lo cual Guatemala es el único país en el mundo donde el deporte federado (CDAG y COG) gozan de autonomía con rango Constitucional y, junto a la Educación Física y Recreación, reciben el 3% de los ingresos ordinarios del Estado, para la promoción y desarrollo de sus actividades, lo cual hoy en día equivale a más de 1,000 millones de quetzales anuales (aproximadamente 130 millones de dólares) que se distribuyen en 4 instituciones.

Lo acontecido hace 35 años es desconocido por la mayoría de actuales dirigentes y/o funcionarios del deporte, quienes posiblemente no habían nacido o bien ni soñaban con llegar a los cargos que actualmente desempeñan. Eran tiempos cuando la Cultura Física en Guatemala se practicaba con “centavitos”, lo cual cambió radicalmente gracias a un apasionado, entusiasta y soñador ciudadano de nombre MARIO ROLANDO CASTRO DE LEÓN, quien tuvo la genialidad, perseverancia y capacidad para promover los citados artículos.  ¿hubo otras personas que apoyaron?  Seguramente sí, pero el trabajo para redactar el documento de justificación y marco jurídico, al igual que el lobby durante más de un año con todas las bancadas políticas, fue fundamentalmente obra de Rolando Castro, que dicho sea de paso, lo hizo ad-honorem.  Afortunadamente todavía viven muchos ex constituyentes, quienes pueden corroborar los hechos.

Fue a partir del año 1,986, fecha en la cual entró en vigencia la actual Constitución Política de la República, que el deporte federado guatemalteco (CDAG y COG), al igual que las Municipalidades y la Universidad Nacional, tiene plena AUTONOMÍA en el ámbito político, administrativo y financiero, algo codiciado en muchos países, especialmente de Latinoamérica.  ¿Si con el presupuesto actual tenemos pocos resultados internacionales, se imaginan cómo estaríamos sin las decenas de millones de quetzales recibidos durante los últimos 34 años?

Los mayores beneficiados hemos sido los dirigentes y empleados del deporte federado. Desafortunadamente, al final de su exitosa carrera dirigencial, algunos inmorales lo vilipendiaron de la forma más vil y cobarde. La mayoría de ellos salieron del deporte sin pena ni gloria, aunque con más dinero en sus bolsillos producto de la corrupción.  Lamentablemente, todavía quedan unos pocos que se espantan con solo escuchar su nombre pero, están tranquilos porque no pueden ser intervenidos como en el pasado y mensualmente reciben millonarias asignaciones presupuestarias, irónicamente todo gracias al trabajo y esfuerzo de Rolando Castro.

El próximo 1ro de enero cumple un año de fallecido.  Su familia y amigos lo extrañamos y recordamos con especial cariño.  No pretendo hacer una apología a su persona porque como todo ser humano tuvo luces y sombras pero, dado que en vida le negaron justicia y reconocimiento, queda pendiente el homenaje póstumo por parte del Gobierno y las entidades que integran el Consejo Nacional del Deporte, la Educación Física y Recreación (CONADER).  En realidad, considero que no hace falta.  Su nombre ya está escrito en la historia con letras mayúsculas y relucientes.  El legado que honra su memoria palpita en cada triunfo internacional de nuestros atletas, en los niños que practican Educación Física y las personas que tienen acceso a la Recreación Física.

Como una muestra del afecto de sus amigos, Juan Zanasi, destacado entrenador argentino de Remo y periodista deportivo, escribió lo siguiente:

“Si al  mirar el infinito cielo, reflejado en las azules aguas del lago de Atitlán, vemos surgir el vuelo del quetzal, motivado por la pasión a tu amada Guatemala, no será el sueño de una locura lo que nos provoca ver lo ansiado o lo escondido en cada uno de nosotros.  Será quizás el deseo virgen que nos negamos a soltar, por temor a que se pierda en la inmensidad de tan bello espejo, algo imposible porque allí estarán las dulces miradas de tus amigos, agradecidos por permitirnos compartir tus ilusiones.

Tu lucha por el bien del deporte guatemalteco fue algo que desde un principio me cautivó, al igual que un árbol que extiende sus ramas como brazos cubiertos de afecto y nos envuelve en ellos dándonos su sombra, con sus hojas como aromas de dulce miel que más que perfumarnos nos inyectan el torbellino de esperanza para afrontar la vida.

Hace 46 años, en la lejana Rusia, inició nuestra amistad, permitiéndome conocer tus sueños, enredándome en ellos, como locura de verano, transitando en esa lírica incertidumbre entre realidad y duda. Fuiste el huracán que con todas las fuerzas de sus vientos nos cubrió y, aunque finalmente se apagó, nos deja volver a ser, volver a vivir, aunque con más sapiencia.

Luchador tenaz, incansable, terco, para quien la palabra “no” fue borrada del vocabulario. Me sonrío al pensar en aquellos que te dijeron “NO”, porque no compartían tus pensamientos, expresando comentarios agrios, que luego se convertían en duras críticas, fuertes e hirientes, pero que al solo expresarlas eran absorbidas por la frescura de tu generosidad que nos enseñó a vivir sin estar vivos; tal y como lo hacemos los viejos deportistas.

Dirigente empedernido, diste el ejemplo de nunca cerrar los ojos, a volar en tus pensamientos no como paloma de paz, sino como águila que decidida se eleva a lo más alto hasta alcanzar sus metas, lo cual será tu propia gloria.

Me quede con las ganas de visitarte en Panajachel y, como dos vagabundos sin rumbo fijo, caminar por las noches en la rivera del lago, sin destino a dónde llegar, simplemente compartiendo nuestros sueños”.  ¡Hasta pronto Rolando!

Compartir:
2 Comments
  • Fernando Castañeda Wong
    Posted at 18:00h, 25 diciembre Responder

    Un gran valor Guatemalteco!!

  • Rolando Maltéz
    Posted at 11:27h, 26 diciembre Responder

    Me precio de haber conocido a ese ejemplo de Dirigencia Deportiva.
    Nunca arribista, ni pagado de si mismo, aunque los pusilánimes lo juzgaron, o lo juzgan, de controversial, dejó el listón demasiado alto para el que quiera o pretenda ser Dirigente Deportivo.
    Saludos Tocayo, y perdonanos a los que de una u otra forma y en algún momento de tu vida dirigencial te fallamos, haciendo énfasis en los que te traicionaron.
    Actualmente no estás en ninguna galería de deportivos homenajes, pero vos estás muchísimo mas alto. A través de tus obras.

Deja un Comentario