EL ESTADO Y EL DEPORTE
785
post-template-default,single,single-post,postid-785,single-format-standard,bridge-core-2.3.6,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-22.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

EL ESTADO Y EL DEPORTE

El Estado se ha conformado integralmente con el desarrollo de la humanidad, buscando garantizar el funcionamiento del sistema socioeconómico, y de acuerdo como las élites o los grupos de poder entienden las distintas formas de acumulación. Es decir, el Estado como un organizador social, político y económico, que existe en tanto la institucionalidad que lo conforma es tangible. Por ello, el Estado es el cuestionamiento más importante, junto con el surgimiento de la agricultura. La pregunta  de ¿cómo y cuándo surge el Estado? está ligada directamente al conocimiento de los procesos históricos de conformación social.

El Estado no existió desde las primeras formas de organización social, sino que se detecta históricamente en la construcción de los primeros grupos denominados como civilizaciones complejas, cuando se evidencia un orden social en la producción y la división del trabajo. Esto implica jerarquías, desarrollo de los poderes, religión y un marco jurídico-legal que es dimensionado desde el poder. Por tanto, el Estado se convierte en el garante de la organización social, generando toda la estructura política necesaria para su funcionamiento. Por supuesto, a lo largo de la historia ello se ha transformado debido a los diversos contextos de lucha de clases y de los conflictos de poder.

El Estado queda definido, independientemente de quiénes ostenten el poder, como la garantía máxima que ordena al individuo y la sociedad, en función de intereses de clase plenamente establecidos.    De esta forma, se parte desde las sociedades complejas iniciales, como Egipto y las civilizaciones mesoamericanas con su modo de producción despótico tributario, hasta llegar a la Antigua Grecia, quienes gracias a sus pensadores y filósofos crearon un modelo basado en la gens -origen de familias- que se inspiró en el esclavismo. Con el Imperio Romano desaparece la República, para dar lugar a un régimen monárquico absoluto denominado Imperio, pero heredero de la forma estatal helénica. La llamada Edad Media, con su modo de producción feudal y un Estado correspondiente a ese feudalismo, es la transición para llegar al Estado moderno que prioriza entre otras cosas la libertad individual. Al respecto, a partir del siglo XVII, el mundo occidental experimentó grandes transformaciones con las revoluciones burguesas en Inglaterra y en el siglo XVIII con la independencia de las trece colonias Inglesas -el inicio de lo que hoy conocemos como los Estados Unidos- y la Revolución Francesa.   

A partir que el Emperador romano Teodosio decidió en el año 393 de nuestra era, la cancelación de los Juegos Olímpicos de la antigüedad, pasaron muchos siglos sin que la sociedad se ocupara de organizar actividades deportivas bajo determinadas normativas. Así, se puede afirmar que las diferentes expresiones de actividad física, se dieron más por influjo de las culturas o religiones que por razones de carácter “deportivo-competitivo”. Aliaga (2011: 52) se refiere a la evolución de la organización deportiva moderna de la siguiente forma:

“El desarrollo y evolución del deporte se debe en forma preponderante a la actividad – espacio- del mundo privado. El movimiento deportivo moderno tuvo su origen en Gran Bretaña en el siglo XIX, teniendo como antecedente y agente impulsor al Liberalismo, sistema filosófico, económico y político que promueve las libertades civiles y se opone a la intervención estatal en las cuestiones sociales, y que surgió luego de la Revolución Industrial. Dentro de este contexto y gracias al dinamismo social existente en la isla británica, aparece el movimiento deportivo. El deporte inglés aportará elementos fundacionales al deporte moderno incorporando conceptos como el trabajo en equipo, el entrenamiento, la jerarquización, el récord, y fundamentalmente la reglamentación. También surgen el deporte amateur, los clubes y las primeras competiciones organizadas y que asumen un carácter oficial. A partir del nacimiento del movimiento deportivo moderno, sus principios, formas y modelos de organización se fueron propagando por el continente europeo, aumentando el interés de la población por acercarse a una actividad que hasta ese entonces se limitaba al campo de la enseñanza y cuyo acceso era posible solo a los grupos sociales dominantes. Al ser una actividad que se masificaba sostenidamente, se hizo necesaria su regulación y organización. Fue así como surgieron los pilares del movimiento deportivo moderno…”.

Significa entonces, que el surgimiento de los Juegos Olímpicos Modernos en el año 1896 sirvió para posicionar al deporte como una parte importante no solo desde el punto de vista educativo-formativo, sino como una forma de representación internacional, razón por la cual, a partir de entonces, los Estados empezaron a involucrarse cada vez más en la promoción y desarrollo del deporte en sus respectivos países.

Luego de los Juegos Olímpicos realizados en Helsinki en 1952, aparece por primera vez en el medallero, la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas –URSS-, con lo cual en el mundo se establecen básicamente dos formas de organización deportiva: unos tomaron el modelo liberal dejando el deporte competitivo a cargo de entidades privadas -universidades o clubes- y otros aplicaron el modelo Estatista -ministerios, secretarías o institutos del deporte-.

Compartir:
1 Comment
  • Jose Antonio Lopez-Ch
    Posted at 16:12h, 12 febrero Responder

    La relación entre Estado y Deporte es un eterno dilema que no se ha podido definir pese a que durante mucho tiempo ha sido tratado con mucha profundidad. Los estados estructuran y organizan el deporte de acuerdo a su constitución, sistema de gobierno e ideología política, lo que produce la aparición de distintos modelos y tipos de gestiones. De acuerdo a su concepción filosófica y política hay varias maneras de manejar el deporte. Una es la forma estatal y centralista que controla todos los detalles, pone los recursos tal como en la mayoría de los países socialistas y la otra es la manera liberal con el apoyo de la empresa privada y bajo la conducción de los comités olímpicos como ocurre en EEUU. Muchos países reconocen al deporte como un derecho y lo han incorporado en su Constitución con distintos tipos de regulaciones estatales, con una legislación en algunos casos dispersa que abordan aspectos parciales como en China, Rusia o Cuba, que tienen fuerte influencia del estado en todos sus niveles. El dilema es establecer el sistema que mejor apoye, motive e impulse la práctica ordenada y planificada de los deportes. Dicen que con la participación del Estado se puede ofrecerla posibilidad de ingresar a la práctica formal para aquellos niveles sociales que no tienen los recursos.

Deja un Comentario