¡HASTA PRONTO DR. LUIS DESTARAC!
814
post-template-default,single,single-post,postid-814,single-format-standard,bridge-core-2.3.6,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-22.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

¡HASTA PRONTO DR. LUIS DESTARAC!

Hay noticias tan malas que nunca las quisiéramos recibir.  Ayer, al empezar la noche, me escribió un amigo para informarme que el Dr. Luis Alberto Destarac Sáenz había fallecido.  Lo conocí cuando tenía 20 años, a finales del año 1980, cuando se iniciaba la implementación del “Plan Nacional para el Desarrollo del Deporte y la Recreación”, después de 30 años de total abandono e indiferencia por parte de los diferentes gobiernos (casi todos militares).

Para entonces, la mayor cantidad de recursos se destinaron a la construcción de infraestructura deportiva, fundamentalmente en el interior del país; sin embargo, Guatemala vivía un rezago absoluto en materia de formación de recurso humano especializado en deportes, sin lo cual las instalaciones se convertirían en “elefantes blancos” pues, no se contaba con entrenadores especializados en las diferentes disciplinas.   Lo poco que había, eran autodidactas que habíamos recibido algunos cursos en el exterior.

En ese contexto, surge la figura del Dr. Luis Destarac, de profesión oftalmólogo, graduado en Europa y Estados Unidos, quien ocupaba el cargo de Vocal I del Comité Ejecutivo de la Confederación Deportiva Autónoma de Guatemala (CDAG) pero, antes había sido presidente de la Federación Nacional de Natación.   Fue gracias a su visión y apasionamiento que se creó la Academia Deportiva Nacional, en el mes de octubre del año 1980.  Fuimos contratados cerca de 20 personas, para dar asesoría técnica a las Asociaciones Departamentales previo a los Juegos Deportivos Nacionales, celebrados en el Departamento de Retalhuleu pero, fue de tal impacto nuestra labor que la ADN quedó institucionalizada, dando lugar al primer gran esfuerzo de capacitación deportiva en Guatemala.

En aquellos años no había en el deporte federado dinero para dietas, gastos de representación o asesores, por lo cual el Dr. Luis Destarac se constituyó en Director de la ADN, cargo que desempeño totalmente ad-honorem.  Quienes vivimos esa histórica y bella época, podemos dar fe cómo su consultorio dejó de atender pacientes para constituirse en el epicentro del trabajo técnico que hacía la CDAG pero, también en el departamento de “quejas y peticiones”, a donde recurríamos todos pues, él era nuestro mayor y único apoyo para resolver cualquier tipo de problemas laborales o personales.  Más que director era nuestro padrino.

En poco tiempo, la ADN empezó a dar frutos.  Se iniciaron los cursos para entrenadores con diferentes niveles, según una malla curricular teórica y práctica para cada deporte. Hay que mencionar que para entonces no existía el Ministerio de Cultura y Deportes, razón por la cual la CDAG también debía atender el sector recreativo.  Gracias a gestiones del Dr. Luis Destarac, llegó a nuestro país el Licenciado Arturo Vergara, de nacionalidad chilena, quien era asesor de las Naciones Unidas para el área recreación pero, con especialidad en planificación de proyectos sociales.  Su presencia fortaleció nuestro trabajo, enfocándonos también en los cursos para “promotores deportivos”.

Lamentablemente, en diciembre del año 1982 se dio la intervención de la CDAG, por lo que todo el Comité Ejecutivo fue defenestrado.  El Dr. Luis Destarac se vio obligado a abandonar su querida Academia Deportiva Nacional.  En varias ocasiones tuve el privilegio de reunirnos y su mayor orgullo era que, a pesar de todos los cambios políticos, la ADN seguía siendo parte fundamental del deporte federado.

En el año 1994-5, siendo presidente de la CDAG, dimos un paso importante al lograr que el Ministerio de Educación, reconociera los títulos otorgados por la ADN, para lo cual fue necesario crear la carrera de nivel medio “Perito en Deporte”.  Desafortunadamente, en el año 1997, durante la presidencia del Señor Roberto Aldana, la ADN fue cancelada porque según ellos “no cumplía su cometido”.

Hoy quiero hacer un homenaje póstumo al Dr. Luis Destarac, quién irónicamente, nunca recibió en vida ningún reconocimiento por parte de las autoridades deportivas nacionales.  Personalmente, siempre estaré agradecido porque fue el primer dirigente deportivo que creyó en mí.  Recuerdo que en una ocasión, viajamos al interior del país y, en una de las comidas, platicábamos sobre la problemática del deporte, al finalizar, me dijo:  “Vos Francisco, seguro vas a ser un alto dirigente deportivo”.   En ése momento, sus palabras me parecieron un gesto de amabilidad pero, el tiempo le dio la razón.

Descanse en paz.   Su amor y sueños por una mejor Guatemala no quedaron en el vacío.  En la medida de nuestras posibilidades, seguiremos sus enseñanzas.  A su familia y amigos, nuestro más sentido pésame.   ¡Hasta pronto querido Dr. Luis Destarac, cómo hacen falta dirigentes deportivos de su talla!

Compartir:
3 Comments
  • Enrique Brémermann
    Posted at 16:40h, 14 marzo Responder

    Así es, mi apreciable Licenciado Lee. Usted cuenta la realidad de ésta parte de la historia del deporte federado de Guatemala. El Doctor Destarac fue uno de los hombres que más aportes le hizo al desarrollo de nuestro deporte.
    Descanse en paz este paradigma del deporte guatemalteco..!

  • Arturo Vergara Moreno
    Posted at 06:38h, 18 marzo Responder

    Luis era uno de los visionarios adelantado a los tiempos, su dedicación le valió hasta una golpiza cuando se intervino la CDAG en tiempos de la dictadura de Ríos Montt. Cuantos espacios deportivos construidos en la periferia, Martínez Lejanía, La Limonada, Zona 18, Mixco por recordar algunos. Algún día será reconocido, pero su espíritu sigue viviendo en los miles de deportistas que hoy le homenajean. Que Dios le recompense y paz a su familia. Arturovergara0@gmail.com

  • Arturo Vergara Moreno
    Posted at 06:39h, 18 marzo Responder

    Luis era uno de los visionarios adelantado a los tiempos, su dedicación le valió hasta una golpiza cuando se intervino la CDAG en tiempos de la dictadura de Ríos Montt. Cuantos espacios deportivos construidos en la periferia. Algún día será reconocido, pero su espíritu sigue viviendo en los miles de deportistas que hoy le homenajean. Que Dios le recompense y paz a su familia. Arturovergara0@gmail.com

Deja un Comentario