TOKIO 2020+1: LA SOMBRA DE LA INCERTIDUMBRE
823
post-template-default,single,single-post,postid-823,single-format-standard,bridge-core-2.3.6,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-22.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

TOKIO 2020+1: LA SOMBRA DE LA INCERTIDUMBRE

En febrero del año 2013 el Comité Ejecutivo del Comité Olímpico Internacional, en una decisión por demás polémica y controversial, dispuso que la Lucha Olímpica sería “evaluada” para establecer si debía continuar como deporte oficial del programa olímpico; no obstante, la votación final sería en la 125ª sesión del COI, celebrada el 7 de septiembre 2013, en la ciudad de Buenos Aires, Argentina.

Como miembro del Bureau de la Federación Internacional de Lucha, fui convocado para estar presente en la histórica reunión.   Como estábamos inmersos en alcanzar nuestro objetivo, no había prestado mayor atención a otros temas; sin embargo, me sorprendió el efusivo festejo que la impecable delegación olímpica de Japón realizó al conocerse que habían sido electos para organizar en el año 2020 los Juegos de la XXXII Olimpiada, en la ciudad de Tokio, imponiéndose mayoritariamente a las ciudades de Istanbul y Madrid.   Su propuesta tuvo como ejes principales el enorme legado que  ya tenían, la preocupación con el medio ambiente, así como la cuestión financiera.

Para los dirigentes y el pueblo japonés todo era fiesta y, para la comunidad deportiva mundial significaba una extraordinaria expectativa.   En la mente de todos estaba la imagen de los Juegos Olímpicos realizados en Tokio 56 años atrás (1964), cuando como ave fénix, los japoneses resurgían del horror y destrucción de la II guerra mundial, acaecida tan solo 20 años antes y se mostraron al mundo como excelentes organizadores pero, principalmente, posicionándose a la vanguardia de la tecnología al servicio del deporte, al extremo que fueron calificados como “los juegos perfectos”.  A manera de ejemplo, puedo citar:   Por primera vez los juegos fueron transmitidos en directo por la televisión en color, se utilizaron ordenadores para medir los tiempos exactos de las competencias y la cámara lenta para las reproducciones.

Con semejante antecedente, los juegos olímpicos del 2020, estaban destinados a marcar un antes y un después.   El mundo del deporte estaba convencido que Tokio marcaría muchos cambios e innovaciones acordes a la era digital; sin embargo, inesperadamente, apareció un elemento que vino a modificar la historia.

En diciembre de 2019, en la ciudad de Wuhan, capital de la provincia de Hubei, en la República Popular China, se reportaron casos de personas enfermas con un tipo de neumonía desconocida.  Aunque en un principio se le dio poca importancia, en la medida que transcurrían los días y semanas, el panorama fue cambiando, hasta que el 11 de marzo del 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS), la reconoció como una pandemia.  A partir de entonces, las noticias fueron subiendo de tono.  Los cantidad de infectados y los países afectados fueron creciendo exponencialmente, al extremo que prácticamente el mundo se paralizó.

Como un hecho inédito, a finales del mes de marzo 2020, el COI luego de llegar a un acuerdo con el primer ministro japonés, decidió aplazar los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio, para el año 2021, por la situación creada por la pandemia del Coronavirus.  Obviamente, la intención fue crear el espacio de tiempo suficiente para que el mundo volviera a la normalidad.  Lamentablemente, a escasos 4 meses de la ceremonia de inauguración, el panorama resulta incierto.  Aunque el surgimiento de diversas vacunas ofrece un alto nivel de esperanza, lo cierto es que todavía existen muchas dudas; las más frecuentes son:  a)  Cómo resguardar a las personas de la tercera edad y las que tienen padecimientos como diabetes, cardiopatías, enfermedades respiratorias, hipertensión y otras.   b) También se ha confirmado que otros animales como perros, gatos, tigres y murciélagos pueden contraer Covid-19 y aún está en estudio las posibilidades de propagación.   c) Para evitar la expansión del virus, los gobiernos han impuestos restricciones de viajes, cuarentenas, confinamientos, cancelación de eventos y cierre de establecimientos.

Por todo lo anterior, es comprensible la decisión de las autoridades japonesas de no permitir la entrada a su país de espectadores extranjeros para los Juegos Olímpicos, por lo cual se reembolsarán las entradas adquiridas.  La explicación que dieron fue:  “Actualmente, la situación de la COVID-19 en Japón y en muchos otros países alrededor del mundo es todavía complicada y han emergido nuevas cepas, mientras los viajes internacionales permanecen altamente restringidos a nivel mundial. Por lo tanto, basados en la situación actual de la pandemia, es muy poco probable que la entrada a Japón de personas del extranjero se pueda garantizar este verano”.

120 días parece poco tiempo pero, en las actuales circunstancias es demasiado.   Debemos estar preparados para muchas noticias más. De momento ya circula la “guía para unos juegos seguros” (Playbooks), en la cual se establecen todas las medidas de bioseguridad y limitaciones de movilidad que tendrán los participantes.  Una segunda versión será publicada a fines de abril.   Afortunadamente, toda la comunidad deportiva internacional está solidaria con las autoridades políticas y deportivas de Japón.   Sólo la cultura del pueblo japonés ha sido capaz de resistir y honrar tan difícil compromiso, a pesar de estar cubiertos por la sombra de la incertidumbre.

Compartir:
1 Comment
  • Enrique Cubas
    Posted at 23:33h, 20 marzo Responder

    Estimado Sr. francisco Lee, el comite olimpico Japones, el comite organizador, el gobierno Japones y las autoridades del comito olimpico internacional, en un esfuerzo conjunto con los organizadores de los JJ.OO 2024 y JJ.OO 2028, con todo lo que esta sucediendo a nivel mundial con respecto a la CORONAVIRUS Y SUS MUTACIONES, Deben estableces una estrategia integral de mayor reelevancia Que son la ECONOMICA, SALUD Y DEPORTIVA,
    A mi punto de vista estos JJ.OO TOKIO 2021 DEBERIAN TRASLADARSE A 2024 y correr los siguientes JJ.OO de paris 2028 y USA 2032 y asi no perder todo el legado que puede dejar Japon en la organizacion que dicho sea de paso sera expectacular.

Deja un Comentario