PAN Y CIRCO EN ÉPOCA DE PANDEMIA:
851
post-template-default,single,single-post,postid-851,single-format-standard,bridge-core-2.3.6,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-22.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

PAN Y CIRCO EN ÉPOCA DE PANDEMIA:

“Esta frase se origina en Roma en la Sátira X del poeta latino Juvenal (circa 100 A. D.). En su contexto, la frase en latín panem et circenses («pan y espectáculos circenses») es dada como la última atención del pueblo romano, quien había olvidado su derecho de nacimiento a involucrarse en la política.   Los políticos romanos diseñaron un plan en 140 a. C. para ganarse el voto de la plebe basado en el clientelismo: al regalar comida barata y entretenimiento se lograba una alienación del pueblo que lo despojaba de su espíritu crítico mientras a la vez se sentía satisfecho por esa falsa generosidad de los gobernantes. Esta estrategia demostró ser una forma muy efectiva de acceder al poder.  Describe la práctica de un gobierno que, para mantener tranquila a la población u ocultar hechos controvertidos, provee a las masas de alimento y entretenimiento de baja calidad y con criterios asistencialistas.”[1].

No se trata pues, de una estrategia novedosa.  Desde hace muchos siglos los gobernantes utilizan el entretenimiento para supuestamente ofrecer “recreación” a la gente pero, lo que en realidad buscan son distractores para evitar que la población organizada disponga del tiempo para ocuparse de los temas inherentes al gobierno. Obviamente, entre más ignorante sea la población, más fácil resulta mantenerla “entretenida”.

En el imperio Romano, los ciudadanos gozaban de 3 opciones:   el teatro, las carreras y las luchas, ya fuera entre gladiadores o entre éstos contra animales, lo cual constituye el antecedente de los espectáculos actuales.  Por ello, no causa extrañeza que en pleno siglo XXI la política de “pan y circo” siga vigente en la mayoría de gobiernos, con la diferencia que ahora no son necesarios los espectáculos en vivo, la era digital ha hecho la tarea más sencilla.  La mayoría de la población (especialmente niños y jóvenes) dedican varias horas diarias a la televisión y redes sociales.  Resulta más cómodo compartir un “meme”, chistes o videos que involucrarse y participar en la búsqueda de una mejor sociedad.

Desafortunadamente, el deporte también forma parte de dicha estrategia, especialmente si se trata de eventos profesionales.   Por ello, fue evidente que una de las primeras actividades autorizadas luego de las prolongadas cuarentenas (que en realidad duraron mucho más que 40 días), fueron los eventos deportivos (especialmente el fútbol), aunque fuera sin público pero, transmitidos por medios electrónicos.  Rápidamente los gobernantes comprendieron que la población reclamaba “circo”, con lo cual otros problemas de mayor importancia derivados de la pandemia; tales como desempleo, cierre de empresas y centros de estudio, falta de medicamentos, saturación de hospitales y muertes, pasaron a segundo plano.

Es importante hacer un alto en el camino y llamar la atención para que la población no caiga en la trampa y, si bien comparta con familia y amigos momento de sana recreación, no olvide que mientras están jugando, algunos funcionarios aprovechan la coyuntura para enriquecerse, sin importarles las consecuencias de sus actos.   Luego de más de un año de pandemia, está muy claro que el miedo a la enfermedad anestesió la protesta popular, con lo cual se dejó la puerta abierta para el saqueo y la corrupción.  Bajo el pretexto de “evitar el contagio” las manifestaciones colectivas han sido anuladas, la gente quedó enclaustrada pero, entretenida.

Al final, es necesario preguntarse si el atraso en el plan de vacunación obedece realmente a problemas de logística o quizás es parte de una gran estrategia criminal para continuar gobernando sin ningún tipo de oposición y que, además de las alarmantes noticias sobre la pandemia que diariamente nos atormentan y deprimen, también los espectáculos deportivos (eliminatoria mundialista del fútbol) sean el circo para divertirnos, aunque falte el pan.

[1] Wilkipedia

Compartir:
No hay Comentarios

Deja un Comentario